Cristina Wilhelm

Ana María Simons: Con los pies en la tierra

In Perfiles on 26 agosto 2009 at 3:32 PM

Por Cristina E. Wilhelm

© Fotografía: Dondyk+Riga / Tendencia Maracaibo

© Fotografía: Dondyk+Riga / Tendencia Maracaibo

Ana María Simons tiene la humildad encantadora de quien desconoce su propia fama. Con su carisma abrumador y su talento desbordante, se ha convertido sencillamente en una estrella de la radio y la televisión, y más aún, en un personaje admirado y querido por todos los venezolanos. Al final de la tarde, nos acompaña de vuelta a casa con su programa Las Dueñas del Circo junto a Erika de la Vega, donde la dulzura característica de su voz grave, nos ayuda a terminar el día con una sonrisa.

Su nombre se consagró en la radio con El Monstruo de la Mañana,  y en televisión con su show De Par en Par, donde junto a Henrique Lazo, adereza nuestras mañanas con ese humor inocente que nos encanta. Aunque algunos no lo saben, Ana María se formó primordialmente en teatro; nació en Maracaibo, y como dice: “Comencé haciendo ballet, piano, teatro y todas esas cosas en que las mamás te meten”. A los doce años se fue a Caracas, y decidida por lo que en verdad la apasionaba, desarrollo la actuación teatral, bajo la tutela de Enrique Porte. Tuvo la oportunidad de trabajar junto a exponentes importantes de las tablas, como Flavio Caballero e  Ignacio Cabrujas.

Ana María se definió por el humor, el estilo más exigente y sin dudas el que demanda mayores niveles de creatividad; según nos cuenta, “lo más difícil ha sido trabajar con humor en un momento en que el ambiente político es tenso, y en el que puede parecer irresponsable estar echando chistes cuando el país se esta cayendo a pedazos, pero creo que la gente inteligente entiende que no estamos evadiendo la realidad sino que, en medio de tanto conflicto, estamos dando un oxígeno a la gente que tanto lo necesita. Es una especie de redención”.

Le encanta viajar al interior del país porque siente mayor feed back con la gente, que es mucho más cálida: “Yo no tengo conciencia de mi fama, porque en Caracas soy sólo un ciudadano común. Aquí todos están acostumbrados a ver a la gente del medio tomándose un café en cualquier parte, en cambio cuando voy a Valencia o a Maracaibo, la gente se me acerca y me dice comentarios positivos sobre el programa, y me da mucha satisfacción pues siento que estoy logrando mi cometido”.

A pesar de que su marcado acento caraqueño niega su origen, Ana María Simons sabe muy bien a dónde pertenece, y esa niña de doce años que un día salió de esta ciudad, hoy se ha convertido en un ejemplo a seguir y en un orgullo para todos los zulianos: “Agradezco a Maracaibo porque cada vez que voy me hace darme cuenta de que me quieren , y me hacen recordar que yo soy de allí, aunque la verdad es que nunca lo he olvidado”.

© Publicado originalmente en 2002, en la edición 15 de la revista Tendencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: