Cristina Wilhelm

Mario Hernández: El orfebre del cuero

In Perfiles on 26 agosto 2009 at 11:18 PM

Por Cristina E. Wilhelm

© Fotografía: Dondyk+Riga / Tendencia Maracaibo

© Fotografía: Dondyk+Riga / Tendencia Maracaibo

La pequeña población colombiana de Santander vió a nacer al hombre que redefinió la industria del cuero en Latinoamérica. Hoy Mario Hernández es una marca reconocida internacionalmente, con unas treinta tiendas exclusivas, que llevan al mundo entero obras de arte elaboradas en Bogotá por doscientos cincuenta artesanos de tradición.

Esta realidad fue posible gracias al ingenio de su creador, Don Mario Hernández, quien logró convertir una pequeña fábrica de marroquinería que compró en 1978, en una marca capaz de competir con las más exclusivas del panorama mundial de la moda: “Mi padre murió cuando era muy joven por eso desde los catorce años me tocó trabajar. Mi familia y yo manejamos varios negocios; tuvimos una fábrica de café, restaurantes y una boutique de ropa y artículos de piel. Finalmente terminé comprando la fábrica a mis proveedores. A los seis meses ya la había pagado”.

Fue así como Mario Hernández se inició en el mágico mundo de la marroquinería: “Quería tener el control de todo el proceso de manufactura de mis piezas. Viajé por el mundo entero para ver diferentes tipos de productos y materiales y me asesoré con técnicos de primer nivel, principalmente en Italia, para poder crear productos de lujo con calidad de exportación”. El éxito obtenido por Don Mario en esta empresa fue tal que, en la década de los ochenta, reconocidas marcas como Bally y Christian Dior le confiaron la elaboración de sus productos en América.

Siguiendo el consejo de una empresa española, en el 95 Mario Hernández tomó la decisión que lo llevaría a consagrarse, al bautizar sus productos con su propio nombre. Eligió como símbolo la figura del unicornio y al parecer recibió un especie de bendición mitológica: “Esta criatura representa la búsqueda de lo esencial y la pureza de los ideales. Mis piezas tienen personalidad única, son irrepetibles y están repletas de realismo mágico. Al igual que el espíritu del unicornio, nunca perderán su actualidad”.

Hoy Mario Hernández puede tomarse el tiempo para ver los frutos de lo que sembró. Es un hombre feliz, muy familiar, excelente chef y adicto confeso al golf. Pero sobre todas las cosas, es un líder nato que demostró que en este mundo nada es imposible. La prueba de ello está dentro de cada pieza magistralmente elaborada y estampada con su sello.

© Publicado originalmente en la edición 30 de la revista Tendencia Maracaibo (2006)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: