Cristina Wilhelm

Matar no es Arte: Maracaibo antitaurina

In Periodismo on 26 agosto 2009 at 2:59 PM

Por Cristina E. Wilhelm

Fotografía: Jesús González

Fotografía: Jesús González

El bombardeo de información ecológica que los medios han volcado sobre el mundo no ha sido en vano. Una de las mayores pruebas es que incluso en una ciudad como Maracaibo se haya organizado un movimiento antitaurino, para hacer sentir la voz de quienes no admiten la tauromaquia como una forma de arte.

La práctica taurina es esencialmente controversial. Hay quienes la identifican con el arte y quienes la definen simplemente como una forma adornada de tortura animal. Este último es el caso de José Salaverría, creador y fundador de Matar No Es Arte, el principal movimiento antitaurino de Maracaibo, que desde el 2007 se apuesta frente a la Monumental Plaza de Toros para despertar la conciencia de quienes acuden sin remordimientos a presenciar este espectáculo que cada vez es más repudiado por activistas de la comunidad internacional: “Desde niño sentí amor por los animales y la vida. Empecé colocando en los nick de mi Messenger frases como ‘No a las Corridas’, y al ver que la gente empezó a responder decidí hacer algo más grande. Abrimos una cuenta de MySpace, y así formamos el colectivo Matar No es Arte, que hoy funciona como una Asociación Civil Cultural que se encarga de defender los derechos de los animales con actos culturales y pacíficos. No sólo estamos en contra de las corridas, sino de cualquier forma de maltrato animal, como los toros coleados, las peleas de gallo y las prácticas de la bioindustria”.

Ciertamente uno de los principales argumentos de los pro-taurinos es que las corridas de toros son una manifestación artística, pero ¿no es acaso el arte una forma de expresar la vida? ¿En qué punto la tortura y la aniquilación de un ser vivo tienen cabida en ese concepto? Para esta organización, el arte es una fuente de creación, de allí que su gestión esté estrechamente vinculada a grupos de teatros, exposiciones de artes plásticas, ferias de libros, bandas locales y afines, a través de los cuales difunden material informativo en busca de adeptos: “Nuestra primera protesta fue el 16 de octubre de 2007. Para entonces éramos sesenta personas. En el 2008 sobrepasamos las doscientas, y estamos convencidos de que en el futuro seremos muchos más. En el 2008 organizamos el Primer Festival Cultural Matar No es Arte, un espectáculo totalmente gratuito donde se presentaron dos bandas de Caracas, malabres y performances, con miras a unir más seguidores a esta lucha. Gracias a eso triplicamos la afluencia de manifestantes en la corrida de la Feria de la Chinita”.

Y es que definitivamente, la misión principal es difundir ideales a través de cultura. Quienes conciben a las corridas como una manifestación cultural, deben tener en cuenta que en 1980 la Unesco afirmó públicamente que “la tauromaquia es el malhadado y venal arte de torturar y matar animales en público que traumatiza a los niños y a los adultos sensibles, agrava el estado de los neurópatas atraídos por estos espectáculos y desnaturaliza la relación entre el hombre y el animal. En ello, constituye un desafío mayor a la moral, la educación, la ciencia y la cultura”.

Según José Salaverría, una de las metas de Matar No es Arte es lograr que, por lo menos en principio, se prohíba la entrada a menores de edad a las corridas: “Existe una ordenanza municipal que protege a los menores de presenciar violencia en espectáculos públicos. Incluso, la Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión es un aval, ya que las corridas son televizadas en horarios no aptos para menores. Nuestras protestas se dirigen especialmente a los padres que llevan a sus hijos y que en la mayoría de los casos actúan como si no estuviéramos allí. Nosotros estamos convencidos de que por lo menos uno de esos niños llegará a su casa con muchas preguntas, y seguramente algún otro será activista en el futuro… Lo más triste del caso es que muchas de las personas que asisten a las corridas admiten no estar de acuerdo con la práctica, pero terminan yendo con la excusa de que es el entretenimiento que ofrece la ciudad para disfrutar la temporada de feria”.

Otro de los roles de Matar No Es Arte es apoyar de otras organizaciones como el refugio de animales Asodepa: “Uno de los proyectos es inaugurar una mini sede que sirva de refugio de animales, pero que se encuentre en el área urbana, ya que muchas personas que consiguen perros o gatos enfermos o maltratados no pueden llevarlos a Asodepa debido a que su sede está en las afueras de la ciudad. Nuestra sede serviría de puente”. En escencia, Matar No es Arte es una asociación que defiende la vida y sus líderes están tan conectados con su defensa que incluso se convirtieron en vegetarianos, como una forma de protesta ante el maltrato del que son víctima los animales que mueren en mataderos. Debemos tomar estas acciones como una lección de vida que el propio Schopenhauer nos enseñó cuando afirmó que “la conmiseración con los animales está íntimamente unida con la bondad de carácter, de tal manera que se puede afirmar de seguro, que quien es cruel con los animales no puede ser buena persona”.

© Publicado originalmente en la edición 45 de la revista Tendencia

Anuncios
  1. las corridas de toros no se deben permitir porque va en contra de los derechos de los animales y ademas eso es una costumbre española al igual que las peleas de gallo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: