Cristina Wilhelm

Vino y cambio climático

In Periodismo on 26 agosto 2009 at 11:40 PM

Por Cristina E. Wilhelm

© Fotografía: Luis Ontiveros

© Fotografía: Luis Ontiveros

A estas alturas del milenio para nadie es un secreto que los polos se están derritiendo. Pero los efectos del calentamiento global van más allá del retroceso de los glaciares. El aumento de 1,2 grados en la temperatura media está afectando a todo lo que vive en la biósfera, incluso a las delicadas vides que hacen posible el disfrute de una buena botella de vino.

Desde hace más de cinco mil años el hombre descubrió que a partir de la fermentación alcohólica del mosto de la uva podía crearse una bebida espirituosa llamada vino. La tradición se remonta a la antigua Grecia, donde lo tomaban mezclado con agua y conservaban en pellejos de cabra. El primer foco conocido de producción de vino se ubica en unos rudimentarios cultivos al sur de la cordillera del Cáucaso, desde la Capadocia hasta las costas meridionales del Mar Caspio. Los procesos se han perfeccionado a través de los milenios y hoy, el arte de hacer vino está sistematizado dentro de una sofisticada y lucrativa industria que abastece al mundo entero.

Los países del Nuevo Mundo, África y Australia se incorporaron a la producción de vino, con especial éxito en el cono sur, donde las condiciones climáticas demostraron ser óptimas para el cultivo de la vid. Sin embargo, las variaciones en el clima generadas por el calentamiento global han modificado paulatinamente los ciclos productivos de las vides en algunos países, obligando a los viticultores a tomar medidas, y a alertar al mundo sobre lo que podría ser una amenaza para esta poderosa industria.

El tema está en el tapete. En febrero de 2008 se celebró en Barcelona, España, la II Conferencia Cambio Climático y Vino, ya que en ese país –y en el continente europeo en general– se están empezando a sentir las consecuencias del aumento de la temperatura. Ciertamente, el crecimiento de las uvas se ve influido por la temperatura del sol, la radiación solar y la humedad, unos parámetros que han variado de forma incuestionable debido al cambio climático.

En países como Argentina y Chile aún no se han sentido los efectos debido a que sus terrenos de cultivo se encuentran a más de mil metros de altura y cuentan con los nobles climas de la Cordillera de los Andes, aunado a la ventaja de tener aguas en abundancia. Sin embargo, desde hace hace varios años en Europa se ha adelantado la época de vendimia en un promedio de ocho días, lo que ha casuado la alteración de los parámetros de pluviosidad, que provocan que llueva mucho cuando las vides no necesitan agua y poco cuando sí la necesitan. Estos cambios se han traducido además en la aparición de plagas, como el topillo o la polilla de la mosca.

Según Pancho Campo, presidente de la Academia del Vino de España, “el excesivo calor que reciben los viñedos provoca un descenso en la acidez del vino, ya que disminuye el ácido tartárico, sube el PH y aumenta el potasio en vino y uvas, con lo que el vino tiene menos frescor, es más empalagoso, se puede guardar menos y tienen más riesgo de contaminación microbiana”. Igualmente, el aumento de las temperaturas eleva los niveles de azúcares, lo que resulta en vinos con mayor grado alcohólico: “Frente a los 12,5 grados de un rioja o un burdeos tradicional, ya se ven vinos en Aragón por encima de los 16,5%, e incluso hasta de 17 grados”.

Algunos expertos también afirman que las nuevas condiciones climatológicas afectarán el tamaño de los frutos, los cuales se volverán menos pesados y sufrirán una drástica reducción en la maduración, la oxidación, el color y todos aquellos aspectos que son importantes y que propician la elaboración de los vinos de calidad. Asimismo, el aumento de la radiación solar y los rayos ultravioleta del tipo B, que se asocian con el cáncer de piel en los humanos, también “quema” la piel de las uvas, provocando aromas indeseados en los vinos.

La gravedad de la situación ha cernido una amenaza sobre la industria vitivinícola y las medidas no se han hecho esperar. Principalmente, se están buscando terrenos más altos y fríos para cultivar la vid y se están plantando diferentes cepas, más tolerantes con el calor. Las técnicas de riego también se están orientando hacia el máximo aprovechamiento del agua, ya que este sistema logra bajar la temperatura eficazmente. Pero como siempre, también han surgido respuestas de dudosa naturaleza e impredecibles consecuencias, como la manipulación genética de las plantas, para volverlas más resistentes a las agresiones climáticas.

El cambio climático no es un mito urbano, ni un tema para hacer películas de ciencia ficción con imágenes sorprendentes, sino una realidad que afecta a todo cuanto vive en el planeta. Los jefes de estado y gobernantes ya despertaron a esta realidad, hasta el punto en que el pasado mes de enero la Comisión Europea puso en práctica un plan de acción con miras a reducir para el 2020 las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en un veinte por ciento, con respecto a los valores registrados en 1990. Esto se logrará obligando a que el veinte por ciento de la energía que se consuma en la Unión Europea proceda de fuentes renovables y a que el diez por ciento de los carburantes sean biocombustibles.

Sólo tomando acciones contundentes e integrando a toda la población mundial a la lucha podremos albergar la esperanza de vencer el cambio climático. Los primeros afectados fueron los polos y hoy le tocó el turno a Europa, pero mañana podemos ser nosotros. El calentamiento global ha dejado a muchos animales sin hábitat, ha devastado comunidades con huracanes e inundaciones y ha matado a miles de personas por las consecuentes olas de calor. No permitamos que este anticristo del siglo XXI nos robe además el placer de degustar una copa de vino y sentir en la punta de la lengua el sabor de la Madre Tierra.

© Publicado originalmente en la edición 40 de la revista Tendencia Maracaibo (2008).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: