Cristina Wilhelm

Eco-Arte: El ejército trash de Ha Schult

In Periodismo on 27 agosto 2009 at 4:22 PM

Por Cristina E. Wilhelm

Imagen 1

La sociedad de consumo llena nuestras vidas con millones de objetos seductores, que terminan convertidos en toneladas de basura. Esto despertó la sensibilidad de los más sensibles, los artistas, quienes cada vez con más frecuencia incluyen mensajes verdes en sus creaciones. El alemán Ha Schult demostró que ya no es posible esconder la basura debajo del tapete, y literalmente se armó de un ejército para hacer que el mundo reaccionara.

Cuando el arte es genuino las obras hablan por sí solas, robándole temporalmente el habla a los espectadores. Así le sucedió a las millones de personas que tuvieron la oportunidad de presenciar la gran muestra orquestada por el artista alemán Ha Schult, considerado uno de los pioneros del llamado arte ecológico, por haber concebido desde los sesenta una obra que despierta de forma brutal la conciencia hacia el cuidado del medioambiente.

Quizás el hilo conductor de su creación empezó a urdirse entre las ruinas de la Berlín de la posguerra, siendo el artista un hijo de la Alemania del Tercer Reich. Su espíritu contestatario se reveló en 1976 cuando llenó la plaza de San Marcos de Venecia con cuatrocientos mil diarios, convirtiéndola en un mar de papel. Pero la pieza que marcó su carrera sin lugar a dudas fue el Trash Men u Hombre Basura, una escultura con forma de figura humana y de casi dos metros de altura, compuesta por residuos como latas de gaseosas o desechos tecnológicos encontrados en los basureros de Colonia, la ciudad alemana donde reside actualmente el artista.

Demostrando una compresión total del problema de los desechos sólidos y de la importancia de hacer que su mensaje llegara a millones de personas en todo el mundo para lograr un cambio de conciencia, Ha Schult dio con la idea brillante de construir sus Trash Men en masa, y apostarlos cual ejército beligerante en lugares simbólicos de las ciudades más importantes del mundo. Así, en 1999 logró instalar un millar de esculturas en la Plaza Roja de Moscú, siguiendo en años consecutivos en otras locaciones como la Gran Muralla China, las Pirámides de Egipto, la Grande-Place de Bruselas, el cementerio de residuos nucleares de Gorleben (Alemania), la plaza del Popolo de Roma, la catedral de Colonia, la Plaza Real de Barcelona, el arco de La Défense en París, Nueva York, Washington e incluso la álgida Antártida.

Algunos críticos lo han comparado con el fotógrafo Spencer Tunick. Otros destacan el carácter arequeológico de la obra de Ha Schult, comparándola con los Guerreros de Xian, unos siete mil hombres de terracota en tamaño real que simulan al ejército que celosamente guarda la tumba del primer emperador de China. También hay quienes lo relacionan con la filosofía del Object Trouvé de Marcel Duchamp y obviamente incorpora elementos del Happening, ya que los espectadores terminan siendo parte de la obra misma.

Pero sobre todas las cosas, la realidad es que la propuesta de este artista es un llamado a despertar. Entender que cada vez que consumimos algo estamos acrecentando la cantidad de basura que ya el planeta no puede procesar: “Producimos basura y nos convertimos en basura, y por esta razón los Trash People son nuestro reflejo y, convertidos en asilados del consumo que dan la vuelta al mundo, se crea una escultura global que sobrepasa nuestra concepción convencional del arte”.

© Publicado originalmente en la edición 43 de la revista Tendencia Maracaibo (2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: