Cristina Wilhelm

Superman: Hombre de Acero con debilidad por el celuloide

In Periodismo on 27 agosto 2009 at 4:36 PM

Por Cristina E. Wilhelm

hollywood_1

Este personaje, el primer superhéroe de la historia, ha fascinado al mundo por generaciones y ha sido objeto de numerosas producciones cinematográficas. Superman ha evolucionado en la historia, desde sus comienzos en DC Comics, hasta el estreno de la más reciente entrega de la saga iniciada en el 78, que llevó de nuevo al superhéroe a la estratósfera mediática, donde aún flota la gran interrogante: “¿Es un pájaro? ¿es un avión?… ¡no! es Superman!”.

Más que un personaje clásico del cómic norteamericano, Superman es un icono de la cultura pop. Cuando Jerry Siegel y Joel Shuster crearon al huérfano alienígena, proveniente del planeta Kryptón, para la historieta número 1 de Action Comics publicada en 1938, quizás no imaginaron que estaban dibujando al superhéroe del siglo… literalmente. Lo interesante del Hombre de Acero es que su trama ha sido escrita a los largo de muchos años; no puede hablarse de una historia única pues, incluso las películas de la saga del 78, no guardan una estricta consistencia. Y eso es lo divertido; Superman es una especie de semidios que cada quien imagina como mejor le convenga.

Cada producción sobre Superman ha incorporado nuevos elementos a la historia. Por ejemplo, el nombre definitivo de los padres biológicos de Superman, Jor-El y Lara, así como el nombre kryptoniano de Clark, Kal-El, fueron inventados en 1942 por George Lowther, en su novela titulada Las aventuras de Superman, la cual hoy es un objeto codiciado por los coleccionistas.

La fiebre generada por el superhéroe hizo que la historia saltara fuera de las viñetas de las historietas a la prensa, la televisión, el cine, Broadway e incluso la radio. En febrero de 1940 la señal de la Mutual Network transmitió unos seriales radiofónicos donde Clayton “Bud” Collyer hacía la voz de Clark Kent, la cual llevaba al barítono para diferenciarla de la de Superman. La identidad de esta voz fue mantenida en secreto hasta 1946.

La primera incursión de Superman en el celuloide estuvo a cargo de los hermanos Max y Dave Fleischer quienes, apoyados por la Paramount, desarrollaron en 1941 diecisiete películas de dibujos animados basados en las historietas de sus creadores originales. En 1966, la CBS produjo una serie titulada Las nuevas aventuras de Superman, que utilizó nuevamente la voz de Bud Collyer, pero que no superó a la de la Paramount. En 1948, Columbia Pictures produjo un seriado de quince episodios, los cuales se transmitían en las sesiones matinales de los sábados, algo muy común en la época. Fue entonces cuando Superman dejó de ser un dibujo y se convirtió en un hombre de carne y hueso, encarnado por el actor Kirk Alyn, quien compartió honores con Noel Neill como Lois Lane.

Aunque Kirk Alyn fue el primero en dar vida al Hombre de Acero, la historia reconoce a George Reeves como el primer Superman, ya que tanto este seriado como el segundo, titulado Atom Man versus Superman (donde se introdujo por vez primera en pantalla al personaje Lex Luthor), permanecieron prácticamente sin exhibición hasta los ochenta. Además, el crédito de Alyn nunca apareció en la serie y esto hizo que se perdiera en el anonimato. Los estudios RKO iniciaron en julio del 51 la primera película de Superman, una cinta titulada Superman and the Mole Men, que mostró a Phyllis Coates en el papel de Lois Lane, la famosa reportera del Daily Planet quien, aún es considerada por algunos fanáticos como la mejor Lois Lane de la historia. Esta película no tuvo un estreno digno, sino que fue utilizada como piloto de una serie televisiva de veintitrés epidosios, llamada Las aventuras de Superman, que empezó a transmitirse en 1953. El proyecto alcanzó el fin en el capítulo 104 y los tres últimos episodios fueron dirigidos por el propio Reeves, quien vio la transición del blanco y negro al color del superhéroe de la capa roja.

La 20th Century Fox agrupó los capítulos de esta serie de tres en tres, incluyendo algunas escenas adicionales y en 1954 lanzó cinco películas tituladas Superman peril, Superman flies again, Superman in Scotland Yard, Superman and the jungle devil y Superman Exile.

En 1961, la televisión produjo un seriado inconcluso sobre Superboy, protagonizado por Johnny Rockwell en el papel de Clark Kent, donde se mostró la vida del superhéroe en Smallville y sus amores con Lana Lang. En el 66, la CBS editó Las nuevas aventuras de Superboy, con la aparición del perrito Krypto.

Pero sin lugar a dudas, el gran renacer de Superman se dio en 1978, cuando un jovencísimo Christopher Reeve interpretó al que puede considerarse el Superman moderno. Superman The Movie, dirigida Richard Donner, contó con una historia escrita por Mario Puzo (El Padrino, El último Don) y con la memorable banda sonora de John Williams (Star Wars, Tiburón y un largo etcétera) que le valió al compositor un Grammy doble y una nominación a los premios de la Academia. Margot Kidder interpertó a Lois Lane en las cuatro entregas de esta saga que culminó en 1987 y que mantuvo al personaje en un coma cinematográfico, luego de un rotundo fracaso en taquilla, hasta el reciente estreno de Superman Returns en el 2006.

Pero la televisión se dio a la tarea de mantener vivo al superhéroe, en ese intermedio, con series como Lois & Clark: Las nuevas aventuras de Superman, protagonizada por un poco creíble Dean Caine y por Teri Hatcher (Desperate Housewives) como Lois Lane, que logró cuatro temporadas entre 1993 y 1997. Pero sin dudas, el terreno para el regreso de Superman lo aró Smallville, el sitcom de Warner Brothers protagonizado por Tom Welling como el joven Clark Kent y Kristin Kreuk como Lana Lang, su amor adolescente. Los escritores de la serie no se apegaron a la historia original, sino que mezclaron su ingenio con elementos de todas las producciones anteriores. Así, en Smallville conviven Lana y Lois Lane, interpretada por Erica Durance, y se muestran encuentros imaginarios entre Superman y otros personajes de DC Comics, como Bart Allen (alias Flash) o Arthur Curry (Aquaman).

Así, en pleno siglo XXI, el director Bryan Singer, conocido por su trabajo en X-Men, mostró al mundo su propia versión de “el Hombre del Mañana”, y haciendo alarde de su fanatismo por el superhéroe, decidió omitir la tercera y cuarta entrega de la antigua saga y retomar la historia en el momento cuando Superman (Brandon Routh) regresa de su viaje por el espacio, encontrando a una Lois Lane más madura (Kate Bowsworth) y con un hijo que, en un estallido de dramatismo novelesco, resulta ser el hijo del último descendiente de Krypton. La película fue lanzada simultáneamente en ciento once teatros IMAX del mundo, con veintiséis minutos extras de material 3D. Extraoficialmente se conoció que Bryan Singer está considerando hacer una secuela.

Lo curioso de todo lo relacionado con el superhéroe es que, pese a su fama mundial, persiste el mito de la supuesta maldición de Superman, que ha atacado a quienes se han involucrado con el personaje. George Reeves fue encontrado en su cuarto con un tiro en la cabeza, pocos días antes de casarse; aparentemente se suicidó por no poder conseguir nuevos papeles luego de Superman. El titular del New York Daily del 16 de junio de 1959 decía “Superman ha muerto”. Christopher Reeve quedó cuadrapléjico luego de caerse de un caballo en una competencia ecuestre. Margot Kidder, quien interpretó a Lois Lane, sufrió un desorden bipolar y fue encontrada por la policía en una crisis paranoica que la dejó en estado delirante. Brandon Routh, el nuevo Superman, tuvo un accidente en una motocicleta donde casi muere. Sea verdadero o falso, lo único cierto es que este superhéroe es quizás el más importante de la historia y tras sobrevivir con gracia casi un siglo entero, se auguran muchos proyectos más en torno a su historia. Superman encarna los ideales máximos de la justicia, la moral y el honor, y su vida es una enseñanza para la raza humana, que desde tiempos ancesatrales se ha dibujado un salvador venido de los cielos, con el fin único de protegerla del mal. Sólo que en el universo de DC Comics, este salvador viste un traje azul con una S roja en el pecho y se oculta tras su identidad secreta en la fría oficina del Daily Planet.

© Publicado originalmente en la edición 33 de la revista Tendencia Maracaibo (2006)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: