Cristina Wilhelm

Eco-Bolsas: El deber de comprar responsablemente

In Periodismo on 10 septiembre 2009 at 12:19 AM

Por Cristina E. Wilhelm

turtle
Desde hace varias décadas nos hemos acostumbrado a salir de las tiendas con bolsas plásticas. Sin embargo, las asociaciones ambientalistas están promoviendo mundialmente el “no” a este artículo que gratuitamente nos ofrecen cada día. ¿La razón? Cada año se consumen en el mundo un trillón de bolsas plásticas, en la mayoría de los casos innecesariamente, y el costo ecológico para el planeta ya es incalculable.

Salir del mercado con manos llenas de bolsas plásticas o caminar en el centro comercial con pintorescas bolsas de papel es algo comun y a primera vista inofensivo. Pero tras ese hecho tan cotidiano existe una cadena de exterminio que está amenazando la ya golpeada salud de nuestro planeta, pues para fabricar una bolsa se utilizan importantes cantidades de energía y se consumen recursos no renovables del planeta. Como reciclar las bolsas es tan costoso, los empresarios han optado por fabricar nuevas. Solamente el 1% es reciclado. Así que ¿se ha preguntado alguna vez a dónde van las bolsas plásticas que usamos diariamente, en ocasiones por menos de cinco minutos?

Cuando desechemos una bolsa lo más probable es que no la veamos más nunca. Pero es ingenuo pensar que con sólo tirarla al cesto de la basura desaparecerá del planeta por arte de magia. El plástico es un material tan resistente que puede tardar hasta cuatrocientos años en biodegradarse. No olvidemos que el origen de las bolsas de plástico es el petróleo, el gas natural y otros derivados de la industria petroquímica. Además, las tintas que se utilizan para imprimirlas, contienen elementos como plomo o cadmio, que son de alta toxicidad. Estas bolsas son muy contaminantes y prácticamente indestructibles, y terminan apiladas en basureros, volando por las calles y en los mares y océanos, uno de los destinos más peligrosos. ¡Han habido registros de bolsas encontradas flotando en el Círculo Ártico!

Fauna amenazada
A la larga lista de problemas ambientales que aquejan al planeta, se suma la muerte de aves y especies marinas a causa de bolsas plásticas. Sí, como lo oye. Por lo general el destino final de una bolsa es el océano. Ésta puede depositarse en el fondo impidiendo el crecimiento de algas marinas y los animales que viven en ellas mueren, afectando a toda la cadena alimenticia marina. Hay otras bolsas que flotan en el agua y que terminan causando muerte por asfixia a especies como las focas o los delfines, que las ingieren confundiéndolas con peces o plancton, o las más afectadas, las tortugas marinas, que las confunden con medusas o moluscos.

¿El papel como alternativa?
Durante un tiempo se creyó erróneamente que era “más ecológico” utilizar bolsas de papel. Pero esto sencillamente genera un nuevo problema ambiental: la tala desmesurada de árboles. Para hacer una tonelada de papel es necesario talar hasta 17 árboles, y a éstos les toma unos 50 años desarrollarse. El precio de cada uno es invaluable, es una vida entera. Los últimos tres años se han talado 60 mil kilómetros cuadrados de bosques sólo en el Amazonas, por lo tanto, el papel no deb ser una opción para sustituir a las bolsas plásticas. ¿Qué hacer entonces?

Asumir la eco-bolsas
Tomando en cuenta lo costoso que resulta reciclar –tanto económica como energéticamente hablando– lo ideal es reducir el consumo de bolsas plásticas. Como dice por allí: “El mejor residuo es el que no se genera”. Lo ideal es utilizar las bolsas plásticas cuando sea estrictamente necesario y reutilizar éstas la mayor cantidad de veces que sea posible. Pero para resolver el problema de cómo llevar a casa nuestras compras, una excelente alternativa son las bolsas de tela o eco-bolsas, que han adquirido gran popularidad en el mundo, y han significado un ahorro considerable de energía y vidas animales.

Un estudio que circula en Internet dice: “Si utilizamos una bolsa de tela, podemos ahorrar unas 6 bolsas a la semana. Eso equivale a 24 bolsas al mes, 288 al año y unas 22.176 bolsas en un periodo de vida promedio. Si sólo una de cada cinco personas en el mundo lo hiciera, podríamos salvar 1.330.560 millones de bolsas durante nuestra vida…

Bangladesh prohibió las bolsas plásticas, en China se prohibió regalarlas en los establecimientos. Irlanda tomó la delantera en Europa colocando impuestos a las bolsas en el 2002 y hoy han logrado reducir su consumo en un 90%. En el 2005 Rwanda prohibió las bolsas plásticas. Israel, Canadá, la India occidental, Botswana, Kenya, Tanzania, Sudáfrica, Taiwan y Singapur también las han prohibido o están en vías de hacerlo. En marzo de 2007, San Francisco se convirtió en la primera ciudad de los Estados Unidos en prohibir las bolsas plásticas… Las bolsas están hechas a partir de polietileno: un termoplástico derivado del petróleo. Reducir su uso disminuirá la dependencia del petróleo. China ahorrará 37 millones de barriles cada año debido a la prohibición de bolsas plásticas”.

Así que la moraleja es que debemos acostumbrarnos a no utilizar estas peligrosas bolsas y optar por bolsas de tela. Otra opciónes tener un carrito y llevarlo cada vez que vayamos al mercado o al centro comercial. El cambio es posible y no podemos dejarle toda la responsabilidad del planeta a los países desarrollados. Debemos ser consumidores responsables porque el problema es de todos. Una vez que nos saquemos el subdesarrollo de la cabeza podremos desterrarlo de nuestros países, y prohibirlo, tal y como se ha hecho con las bolsas plásticas.

© Publicado originalmente en la primera edición de la revista Tendencia Mini (2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: