Cristina Wilhelm

No Pise La Grama: Las costuras de la conciencia

In Periodismo on 10 septiembre 2009 at 12:56 AM

Por Cristina E. Wilhelm

no pise la grama

La reflexión ecológica no se mantenido al margen de ninguna industria, mucho menos la de la moda, que consume un volumen considerable de la materia prima del planeta. Diariamente surgen cientos de iniciativas amigables con el ambiente y Venezuela no podía quedarse atrás. Los llamados países del “tercer mundo” se libraron del paradigma del subdesarrollo y curiosamente hoy figuran con las propuestas más creativas. Un gran ejemplo lo brinda la firma No Pise La Grama.

“Costura con postura hecha en Venezuela” es su grito de guerra; una guerra que no se declara entre hombres, sino entre ideologías. Para Daniela Panaro –diseñadora y fundadora de No Pise la Grama– no hay dilema que valga cuando de cuidar el ambiente se trata. La cuestión es estar a tono con la naturaleza y listo.

La idea de la marca surgió de la necesidad de nadar en contra de la corriente y burlar los patrones tradicionales, utilizando como excusa la creación de prendas que van desde el pret à porter hasta la alta costura. Y qué buena forma de llamarla; paradójicamente con una prohibición que nos inculcan desde la infancia, con el fin de domar esa rebeldía tan característica del venezolano. Una prohibición aunada a una obligación moral con el ambiente, que en otros países es tácita, pero que por estos lados debe permanecer constantemente exigente en un cartel: “El término No Pise La Grama se asocia con el cuidado del ambiente y con la conservación del entorno. El hecho está en que dicha asociación no es sólo una casualidad, ya que la marca sí bien busca ser diferente en todos sus diseños, siempre guarda presente que para la creación de los mismos deben relacionarse la sutileza y el cuidado con el fin de favorecer la belleza y la conservación de las piezas. Por esto, la costura de No Pise La Grama es trabajada a mano con la finalidad de cuidar cada uno de los detalles para así lograr que todos los factores que conforman las colecciones brinden un resultado de altísima calidad”.

Un trabajo concebido y producido completamente en el país ha llamado la atención de las élite mediáticas y de la mujer común, que utiliza estas prendas para construir su propio discurso. La más reciente colección de NPLG llamada Tapízame de pop, tomó como inspiración iconos de la cultura pop, que se combinan con estampados para asemejarse a tapices. Vencido el reto de combinar lo que en apariencia era disímil, sale al mercado esta colección que revive en la pasarela urbana rostros como el de Andy Warhol, Marilyn Monroe o Audrey Hepburn, y los combina con iconografías y patrones visuales característicos del mobiliario de la década de los sesenta y setenta. Cuando a estos elementos incorporamos figuras locales como el conocido chichero, que ilustra muchos cartones de la popular bebida venezolana, el resultado es creatividad pura al mejor estilo urban chic venezolano. Gracias a estos logros, la joven Daniela Panaro –de tan sólo veinticuatro años de edad– se hizo merecedora de su primera nominación a los Premios Urbe 2007 como mejor diseñador de moda. Al parecer la grama del vecino, no siempre es más verde.

© Publicado originalmente en la edición 40 de la revista Tendencia Maracaibo (2008)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: