Cristina Wilhelm

Mitos y leyendas urbanas de los ochenta

In Periodismo on 15 septiembre 2009 at 1:06 AM

Por Cristina E. Wilhelm

pitufo-negro

En la década de los ochenta el sueño de muchos niños fue robado por el terror que generaban unas historias misteriosas y de dudoso origen, que circulaban a diestra y siniestra sin ninguna prueba de su veracidad… Pero por aquello de “que vuelan vuelan”, tanto padres como niños tomaron ciertas precauciones, prevenidos por eso tan terrible que le sucedió al amigo, de un amigo, de un amigo…

Desde que el hombre es hombre ha creado mitos. Al parecer la manía es producto de la búsqueda infructuosa de explicar lo inexplicable, o sencillamente el escape de una mente con gran capacidad de imaginación, cansada de ser subestimada hasta en un noventa por ciento. Lo cierto es que este fenómeno ni es nuevo ni es exclusivo al imaginario venezolano.

Las leyendas urbanas son relatos pertenecientes al folklore urbano, que son presentadas como tales a pesar de mostrar hechos inverosímiles como reales. Se dan en diferentes puntos de la geografía mundial y se esparcen con velocidad sorprendente, sufriendo los ajustes y modificaciones naturales de la comunicación oral –al mejor estilo de aquel juego llamado El Telefonito– y terminando por adaptarse a nuevos contextos que las hagan más creíbles. Hemos recopilado aquí algunas de la más populares en la década de los ochenta. Sólo una aclaratoria: debido a que cada quien tiene una versión diferente de estas historias corroborar con alguna fuente resulta imposible; no existen verdades absolutas ni relatos correctos en estos casos.

Los Pitufos infanticidas
En la década de los ochenta cientos de padres iniciaron una auténtica cacería de brujas, de los personajes de unos simpáticos dibujos animados llamados los pitufos. Se corrió por todas partes el rumor de que muchos niños habían amanecido asfixiados en sus camas, con peluches azules alrededor de su cuello, al mejor estilo de Chucky. Algunas personas atribuyeron los eventos a un supuesto pacto satánico realizado por el creador de estos muñequitos. La lengua colectiva dice que en algunas urbanizaciones de Maracaibo los padres se reunieron para quemar peluches, juegos de mesa y todo objeto que tuviera la imagen de los pitufos. Por fortuna, mi mamá no le prestó mucha atención al asunto y me dejó conservar mi preciada pijama de Pitufina, comprada con dólar a 4,30.

gpk7boxChucherías y tarjeticas con “droga”
Esta leyenda fue una de las más difundidas y se vio en diferentes versiones. Una de las más recordadas decía que los chicles que te regalaban cuando comprabas las tarjeticas coleccionables de los Garbage Pail Kids –unos desagradables niños-repollito que hacían toda clase de suciedades y se pusieron de furor sin razón lógica– traían “droga”. Incluso se afirmaba que era LSD. Yo puedo decir que los probé y desafortunadamente nunca tuve ninguna alucinación, pero por si las moscas, en el colegio las prohibieron y muchos papás dejaron de comprárselas a sus hijos. También recuerdo que en una época se dijo lo mismo de las Frunas colombianas, y el Ministerio de Educación prohibió vender chucherías en los alrededores de los colegios y liceos.

fantastico_tatuEl tatú cancerígeno
¿Recuerdan unos populares tatuajes provisionales que vendieron durante todos los ochenta llamados El Fantástico Tatú? ¿Aquél que en su publicidad decía que “es alegre como tú” y que costaban sólo un bolívar? Por esos días, e incluso hacia los noventa, se corrió el rumor de que producían cáncer a quien se los pusiera. Ciertamente, algun químico había que consumir cuando se le pasaba la lengua para humedecerlo y pegarlo, y para quitárselos costaba una barbaridad, pero de allí a producir cáncer, creo que el trecho es distante. Pero como siempre sucede en estos casos, lo mejor es evitarlos. Más vale prevenir que lamentar

three men and a baby
Fantasmas televisivos
Por la época también fueron populares las leyendas de fantasmas atravesados en comerciales y películas, al estilo de la película Poltergeist. El caso más sonado fue, sin lugar a dudas, el fantasma que aparecía asomado por una cortina en la película Tres hombres y un bebé. La leyenda contaba que en la casa que se alquiló para el rodaje habían asesinado a un niño con una escopeta. Algunos comentaron que esto fue sólo una estrategia para promocionar la película, e incluso hay quienes afirmaron que el supuesto niño era una figura de cartón del actor Ted Danson, uno de los protagonistas. Lo cierto es que mucha gente aún duda. Y en Venezuela, para no quedarnos fuera de onda, también tuvimos nuestro propio fantasma televisivo, el cual quedó inmortalizado –noten la ironía– a través de un comercial de Toddy. Ambos videos se consiguen en YouTube. Véalos y saque sus propias conclusiones.

poste
El electrocutado de Enelven
Cerca del estadio de béisbol Alejandro Borges de Maracaibo, yendo hacia la avenida La Limpia, hay un poste eléctrico que durante la noche muestra una figura perturbadora. Cuenta la leyenda que hace algunos años un empleado de Enelven murió electrocutado allí, tratando de reparar una instalación eléctrica. Hoy, aún puede verse la silueta de su sombra, que parece haberse estampado en la nada, como una suerte de cámara oscura paranormal. Si su curiosidad es muy fuerte pase y compruébelo con sus propios ojos.

img0472kc5

El videojuego epiléptico
Se llamaba Polybius y dicen que fue un juego de arcade desarrollado por el creador de Battlezone para Atari, y distribuido en 1981 por una empresa llamada Sinneslöschen (“inhibición sensorial” en castellano). No quedan registros del juego y sólo se conservan algunas fotos dudosas de las supuestas máquinas instaladas en algunas salas recreativas de Portland, pero según dice la tradición oral, quienes lo jugaron lo describieron como un juego de gráficos vectoriales que combinaba luces e imagenes estroboscópicas, muy avanzado para la época y parecido al Tempest de Atari. El asunto es que este videojuego presuntamente afectaba el inconsciente y sus excesivos colores provocaban mareos, pesadillas, alucinaciones e intentos de suicidio. Dice la leyenda que fue retirado del mercado cuando un niño de trece años murió de un ataque de epilepsia. En ese entonces se creía que Atari tenía alianzas con el gobierno estadounidense y hasta se especuló sobre si estas  máquinas le pertenecían… Algunos dueños de salones de juego confirmaron ver con frecuencia hombres en traje negro observando a los jugadores de ese arcade

© Publicado originalmente en la edición 44 de la revista Tendencia Maracaibo (2008)

Anuncios
  1. me gusto la de los fantasmas y de los chicles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: