Cristina Wilhelm

Ritzenhoff: Diseño para la vida cotidiana

In Periodismo on 16 septiembre 2009 at 2:44 PM

Por Cristina E. Wilhelm

ritzenhoff_2067_25401993

El diseño industrial evoluciona cada vez más hacia la explotación del valor estético de los objetos. Ya nada está exento: computadores, teléfonos celulares y objetos de la vida cotidiana como sábanas, ceniceros, vasos y utensilios de cocina están invadidos por ideas geniales que hacen mayor el disfrute de las actividades más sencillas. La marca Ritzehoff entendió las necesidades del mercado que exige el valor estético en los productos que consume. En este nuevo siglo que comienza el arte y el diseño pertenece a las masas y dejaron de ser un privilegio exclusivo para las personas con alto poder adquisitivo.

Más de 280 diseñadores de todo el mundo trabajan para Ritzenhoff. No sólo diseñadores industriales, sino también arquitectos, artistas, dibujantes de cómics, ilustradores, diseñadores de interiores y hasta escultores. Todos contribuyen con su estilo propio y con sus diversos métodos de trabajo a desarrollar una interminable variedad de ideas que han plasmado en vidrio para hacer una pequeña enciclopedia del diseño moderno.

Ritzenhoff nació en 1992 y su éxito mundial provino de la idea que tuvo Dieter Sieger de vender vasos de cristal soplado, pintados a mano. Para ese momento, la Milk Association estaba desarrollando una campaña para promover el consumo de leche y Sieger presentó la idea de decorar sus vasos con motivos lácteos. La idea pareció muy costosa y sofisticada a la asociación, pero en el ínterin, Sieger creó un producto que se convirtió en muy poco tiempo en un best-seller.

A partir de ese éxito, Ritzenhoff ha desarrollado series de vasos para diversas bebidas como cerveza, agua, cocteles, vino y café. Sin embargo, la fórmula  de tomar un articulo corriente, decorarlo con diseños y colores hermosos y ofrecerlo en un empaque atractivo ha llegado no sólo a los vasos, sino a ceniceros, platos, saleros, pimenteros, porta huevos, relojes, dispensadores de edulcorantes, ositos de peluche y hasta medios de transporte. Ritzenhoff es una de las pruebas más evidentes de que en la actualidad las posibilidades expresivas del diseño no tienen límites.

© Publicado originalmente en la edición 23 de la revista Tendencia Maracaibo (2004)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: