Cristina Wilhelm

Jaime Bayly: El predador de la hipocresía

In Periodismo on 18 septiembre 2009 at 2:53 PM

Por Cristina E. Wilhelm

jaime_10

Seguramente, para muchos el primer contacto con Jaime Bayly fue a través de un televisor, pues durante años trabajó exitosamente en la televisión peruana. Se inició con programas sobre política  y luego buscó horizontes más estimulantes y extravagantes, entrevistando celebridades y cautivando a su audiencia con ese humor intelectual que lo distingue. Por eso, todos se sorprendieron cuando “el bufón de la clase” decidió dejar la televisión a un lado para dedicarse a escribir libros. Sólo tenía 25 años cuando empezó. Pero a la luz de este día y para sorpresa de algunos detractores, el irreverente Bayly logró convertirse en un excelente novelista que de hecho no escribe libros, sino que crea literatura de pura cepa.

No selo digas a nadieNo se lo digas a nadie

Esta controversial pieza marcó la entrada triunfal de Jaime Bayly en la escena literaria latinoamericana, y no sólo será recordada por mostrar una pluma prometedora, sino porque destapó un escándalo sobre la sexualidad de este reconocido periodista peruano quien, a través de su personaje protagónico, Joaquín, explora el conflicto de un joven que asume su homosexualidad ante el reproche de su familia –ahogada en la hipocresía envolvente de la burguesía peruana-. Todo conduce al protagonista hacia un mundo de drogas y perversión, del que afortunadamente sale airoso. La delgada línea que separa la ficción de la realidad hace de No se lo digas a nadie una lectura irresistible. Aunque sinceramente, a quien no se le puede decir nada es a Bayly, pues cada experiencia de su vida termina convertida en materia prima para sus relatos.

huracan

El huracán lleva tu nombre

Este escritor lleva la sinceridad a un nivel superior en cada nuevo libro y es precisamente esa franca intensidad lograda la que cautiva en su novela, El huracán lleva tu nombre. El alter ego de Bayly en este caso toma la forma de Gabriel, un joven homosexual que se sorprende a sí mismo al enamorarse de una mujer llamada Sofía. A partir de este conflicto el autor desarrolla una historia de amor desgarradora, entre una mujer que sorprende por su capacidad de amar y un antihéroe que muestra de la forma más cruda su propia miseria, logrando despertar en el lector sentimientos encontrados como ternura, ira, frustración y alegría. Bayly se reencuentra con los fantasmas de lo que cree haber vivido y nos trae esta historia conmovedora que representa una lectura obligatoria para entender los misteriosos recovecos de la bisexualidad –si es que ésta en realidad existe–.

amigos

Los amigos que perdí

Bayly dijo en una ocasión: “En mi caso, la culpa ha sido un combustible muy explosivo para escribir”. Y creo que fue precisamente la culpa lo que lo motivó a escribir Los amigos que perdí, una novela que, a través de reveladoras cartas nunca enviadas, busca la expiación del autor –o su alter ego, que en esta entrega se hace llamar Manuel– ante esos fantasmas del pasado que viven en sus recuerdos y que lo agobian en los días de soledad. Son cartas de perdón por haber contado sin pelos en la lengua lo que nadie necesitaba saber, con la única intención de escribir libros más reales e interesantes; cartas que dejan en la boca el sinsabor de la soledad y que condenan al autor por su incontrolable franqueza, que revela más secretos, dejando a sus fantasmas más expuestos que nunca y al autor más lejano a esa redención que quizás nunca llegará.

noche virgen
La noche es virgen

De todos los títulos que ha escrito Bayly, La noche es virgen es quizás el más aceptado por los críticos literarios –muestra a un escritor más maduro y experimentado– y con él este peruano obtuvo el Premio Herralde de Novela en 1997. Como siempre, aborda el tema de la homosexualidad y la decadente sociedad de Lima, pero este libro tiene una visión aún más esperanzadora que el resto pues Gabriel, el personaje principal, empieza a considerar la posibilidad de ser gay y feliz en su país, por encima de todo. Es un libro irreverente –ya eso forma parte del estilo del escritor– por sus críticas inclementes a la sociedad y a la hipocresía, pero sin dudas Bayly explora los terrenos del placer y lo muestra a sus lectores desde una perspectiva para muchos quizás desconocida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: