Cristina Wilhelm

Orlando Segundo Barroso: Proeza de la arquitectura primitiva

In Perfiles on 22 septiembre 2009 at 3:35 PM

Por Cristina E. Wilhelm

© Fotografía: Dondyk+Riga / Tendencia Maracaibo

© Fotografía: Dondyk+Riga / Tendencia Maracaibo

Como salida del programa televisivo Primer Impacto. Así es la visión que puede lograrse al transitar la vía de Tulé y descubrir en el horizonte esta construcción sinigual. No podía ser otra que Maracaibo la ciudad que alberga, quizás, el único rancho de tres pisos que existe en el mundo. Definitivamente tenía que ser un personaje como Orlando Segundo Barroso el creador de esta vivienda multifuncional, que desafía la gravedad con una vehemencia que dejaría boquiabierto a Isaac Newton. Su estampa multicolor arranca miradas de asombro a quien tenga la capacidad de comprender la proeza de su existencia. Bajarse a contemplarlo de cerca es una tentación irresistible y, en la mayoría de los casos, su arquitecto sale al encuentro, acostumbrado a las constantes visitas de curiosos sedientos de una explicación: “Aquí ha venido la televisión, Panorama, de todo. Hasta Chávez pasó por el frente y se bajó. A mí me entrevistan a cada rato. Yo no sabía que el rancho se iba a hacer famoso; lo construí por las culebras”. Con esa introducción, el oído atento comienza a develar la vida de este latonero nacido en Castilletes, quien se autodenomina “maracucho de pura cepa y goajiro de pura cepa”. La mirada se distrae entre el afán del peculiar personaje por robarse el lente de la cámara y el inevitable escrutinio a la fachada del rancho, que se erige como una especie de collage pop-surrealista, estructurado con capotas de carros, latones prensados y puertas de neveras. Orlando Barroso demuestra que sabe darle al público lo que quiere y se desborda en frases hilarantes: “Primero le hice el segundo piso y, como a los cinco años me dio por tumbarlo. Pero una gente me regaló cien mil bolos pa’ mantenerlo y como que me animé. Como hacía tiempo que no venía la televisión se me ocurrió hacerle el tercer piso pa’ llamar la atención. Ya el rancho tiene trece años”. Sin escatimar en los detalles, Orlando Barroso narra cómo diseñó la estructura e incluso comenta sobre los problemas de diseño que tuvo que resolver para mantener en pie su vivienda/taller, que cuenta con tres cuartos, una cocina y hasta una terraza con antena de televisión: “Y tengo ganas de hacerle el cuarto piso, porque lo aguanta. Ahorita alquilo un cuartico a cinco mil bolívares por quince minutos. A lo mejor con eso lo construyo”.

© Publicado originalmente en la edición 27 de la revista Tendencia Maracaibo (2005)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: