Cristina Wilhelm

LoftCube: La vida dentro del cristal

In Periodismo on 20 octubre 2009 at 5:11 PM

Por Cristina E. Wilhelm

© Fotografía: Steffen Janicke

© Fotografía: Steffen Janicke

La alta densidad demográfica de los centros urbanos ha provocado que cada vez sea más difícil encontrar un lugar ideal para vivir. Los folletos de las inmobiliarias ofrecen como un lujo la posibilidad de tener una vista libre de edificaciones y abierta al cielos azul. Sin embargo, el arquitecto alemán Werner Aisslinger desarrolló un concepto de vivienda revolucionario el cual, basándose en el concepto de loft, abre nuevas posibilidades ante la falta de espacio y de presupuesto.

El encierro es una de las sensaciones más comunes entre los habitants de los grandes centros urbanos. En países como Japón, el hombre debe conformarse con el mínimo espacio y vivir prácticamente en la metáfora de una lata de sardinas. Esta asfixia arquitectónica llevó a Werner Aisslinger a concebir, en el 2001, los primeros bocetos de lo que sería su gran proyecto: el LoftCube, una vivienda modular y minimalista que hoy es utilizada en más de cincuenta países del mundo. Sobre todo por personas que se mudan a menudo y necesitan un hogar temporal que se adapte al estilo de vida que demandan los tiempos que vivimos.

El LoftCube ha demostrado su versatilidad, ya que puede puede servir como casa vacacional, como lounge para hoteles,  estudio de trabajo, centro de información e incluso como estudio de television. Su arquitectura futurista puede enmarcarse en casi cualquier contexto. Una de sus más comunes ubicaciones son las azoteas de los edificios de las grandes ciudades. Es de sencilla instalación y se adapta a las necesidades de cada usuario. El proyecto incluye sistemas modulares para los baños, la cocina o el ambiente de oficina.

Para el baño en particular, el LoftCube Project concibió un sistema basado en la utilización de paredes móviles combinadas con doce elementos diferentes para ofrecer diversas funciones, y el piso integra un sistema para canalizar el agua de la ducha fuera de la estructura.

El LoftCube también integra un sofisticado sistema de control por el que pueden manipularse la iluminación, la temperatura del aire acondicionado y el sistema de entretenimiento. Igualmente, sus creadores diseñaron muebles especiales para equiparlo y ofrecer una vivienda completa.

Pero sin lugar a dudas, el mayor atractivo del LoftCube es su fachada traslúcida, que promete la sensación de libertad; que acoge a sus habitantes en un escenario donde los vecinos serán los pájaros que surcan el cielo; que pomete veladas inolvidables con amigos y familiares. En un mundo agitado, no hay nada como llegar a ese espacio seguro que es el hogar. Ese cubo donde queremos encerrarnos al final del día para vivir la verdadera vida. La genialidad de Werner Aisslinger fue llevar esa metáfora a la realidad en su expresión más simplista: en forma de un cubo de cristal flotante que hoy es la burbuja de felicidad de miles de seres humanos.

Publicado originalmente en la edición 37 de la revista Tendencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: