Cristina Wilhelm

Punta Cana: La antesala del cielo

In Periodismo on 28 octubre 2009 at 12:58 AM

Por Cristina E. Wilhelm

punta cana 1

Entre los numerosos paraísos que esconde el Caribe, Punta Cana merece especial atención. Situada al sureste de la República Dominicana, posee aguas cristalinas y arenas blancas que fácilmente podrían confundirse con nieve. La aerolínea Aserca abrió un vuelo directo que parte desde Maiquetía y que te permite llegar a sus costas en menos de dos horas. ¿Qué estás esperando para llegar al cielo?

Punta Cana recibe al turista con esplendor. Lo primero que se siente al pisar ese territorio caribeño es un calor intenso que abraza sin pedir permiso y el olor de una brisa marina que se cuela con timidez. El aeropuerto se muestra glorioso en su plena contradicción, con techos de paja y pisos de mármol. Mientras los turistas se adentran por sus pasillos, con los ojos bien abiertos para no perder detalle y formar su primera impresión, un grupo de dominicanos los recibe tocando merengue en vivo. Y así empieza la aventura musical que estará ambientada por bachatas y ritmos caribeños. Es así como se da la bienvenida a la República Dominicana.

Este país tiene tres aeropuertos, pero la ruta de Aserca llega directamente al de Punta Cana, ubicado a tan sólo unos veinte minutos de la costa. Como el avión sale bien temprano, puedes disfrutar toda la tarde en la playa. La tardanza es llegar al hotel, hacer el check-in y ponerse el traje de baño.

En el trayecto se puede apreciar una vegetación tan densa que te hace recordar las locaciones de la película Parque Jurásico. Lo cierto es que Punta Cana es una especie de selva virgen. No tiene una zona urbana con grandes centros comerciales ni nada parecido. Lo que la convierte en un destino paradisíaco son los hermosos hoteles que se sitúan en las orillas del Mar Caribe los cuales, en comunión con esas playas que figuran entre las mejores del mundo, ofrecen una experiencia cinco estrellas. El turista encuentra todo lo que pueda necesitar dentro del hotel que escoja, pero si su curiosidad y sentido de aventura no le permite quedarse quieto, existe una carretera que en tres horas y media te conduce a la histórica ciudad de Santo Domingo.

Barceló Bávaro Beach Resort, Convention

Center, Golf & Casino

Este complejo hotelero es uno de los mejores y más completos de todo el Caribe. Ubicado en plena playa Bávaro, está formado por cinco hoteles independientes que se comunican y que están enmarcados dentro de una micro ciudad que tiene hasta sistema de transporte propio. Unos trencitos pasan cada diez minutos, día y noche, por el lobby de los diferentes hoteles, subiendo y bajando turistas ansiosos por conocer la totalidad de las magníficas instalaciones del Barceló.

Casi dos mil habitaciones están distribuidas en los cinco hoteles de este complejo que posee el centro de convenciones más grande del Caribe, donde se celebró la XII Cumbre de Jefes de Estado de Iberoamérica y que tiene capacidad para albergar a unas cinco mil personas.

El Bávaro ofrece tantas alternativas que es una odisea decidir cómo se va a invertir el tiempo. Hay opciones para toda la familia: casino, un campo de golf con dieciocho hoyos, mercados repletos de souvenirs, infinidad de deportes acuáticos como windsurf, waterski, catamarán, la divertida banana, parasailing, u-tub, bicicletas acuáticas, snorkeling, scuba diving y paseos a caballo a la orilla de la playa. También hay dos discotecas alucinantes –aunque me contaron que los empleados tienen una propia y al aire libre que es donde se prende la rumba buena, con dominicanos y haitianos bailando el auténtico merengue–, trece bares abiertos a lo largo de todo el día, campo de fútbol, de béisbol, canchas de basket y de tenis –con luz para poder jugar hasta de noche…–.

 

Hay tres teatros que presentan shows en vivo como el famosos Tropicalíssimo, un despliegue caribeño digno de los mejores momentos de Joaquín Riviera, con cotillón incluido y demás. Es prácticamente obligado disfrutarlo tomando el ron producido en la zona, el Barceló Imperial, una delicia con calidad de exportación que sólo necesita de un toque de limón.

Los cinco hoteles: Bávaro Caribe, Bávaro Beach, Bávaro Casino, Bávaro Golf y Bávaro Palace son excelentes. Pero sin lugar a dudas lo ideal es hospedarse en el Palace, pues el brazalete dorado que identifica a sus huéspedes les permite disfrutar de unas vacaciones dignas de reyes, sin limitaciones con el presupuesto: todo está permitido; todo está incluido (incluso las bebidas alcohólicas). Uno de los grandes fuertes del Bávaro es definitivamente la gastronomía. Si te hospedas en el Palace puedes disponer con plenitud de cualquiera de los quince restaurantes del complejo, sin tener que pagar nada más que las propinas –entre uno y tres dólares para no quedar mal parado–. Hay para todos los gustos: comida francesa, española, de carnes, mexicana, italiana y mucho más. Mi recomendación muy particular es la parilla de mariscos y el ceviche del restaurante Las Brisas y el salmón a la parilla del Bávaro Steak House.

El Bávaro es una excelente alternativa para viajar en familia. Los paquetes que ofrece Aserca incluyen boletos aéreos y estadía y sus precios son inigualables. Es una buena opción para cualquier época del año, pues en Punta Cana siempre es verano. Para más información, visite http://www.asercaairlines.com y http://www.barcelo.com.

Sunscape The Beach Punta Cana Resort & Spa

Como su nombre lo dice, el Sunscape es un refugio de ensueño para escapar del mundo real. En este hotel el tiempo se detiene y el mundo gira alrededor de la piscina –la más grande que he visto en el mundo– y que comunica a los nueve edificios que albergan unas confortables habitaciones. El Sunscape brilla; todo está nuevo, pues apenas abrió sus puertas en diciembre de 2004.

Su playa tiene más oleaje que la Bávaro, pues está ubicada en el punto donde el Mar Caribe se encuentra con el océano Atlántico. El resultado son unas aguas templadas que se debaten entre el agua marina y el turquesa, sin una piedrita molesta y que exhiben orgullosas la extrovertida fauna que juguetea con los bañistas.

El Sunscape tiene un spa donde la única regla es relajarse: aguas termales, exfoliaciones, masajes… Este hotel es ideal para los adeptos al fitness, pues tiene un excelente gimnasio; además hay que caminar mucho pues su área es extensa. Los sábados en la noche ofrecen una cena a la orilla de la playa que es un verdadero festín: desde comida típica dominicana, frutas exóticas, carnes y pescados, hasta los más exquisitos mariscos. Los cocineros preparan todo frente a tus ojos y son sencillamente encantadores –como todos en este país, que sí sabe cómo hacer que un turista regrese–. A través de ellos puedes conocer un poco sobre la “vida real” en la República Dominicana.

También ofrece gran variedad de puesticos donde puedes conseguir arte taíno –el típico de la región–, habanos cubanos y dominicanos a granel –y a precios increíbles, si sabes regatear– y la famosa Mamajuana, una bebida de la zona que según los suspicaces y encantadores vendedores tiene la propiedad de “avivar el deseo” en los caballeros. Un consejo: hay que ser astuto pues un collar que empezó costando setenta dólares podría valer en realidad quince. Para información sobre tarifas y reservaciones visite http://www.sunscaperesorts.com.

Secrets Excellence Punta Cana

Lo único obligatorio de llevar a este refugio es al ser amado. El Secrets Excellence es un hotel exclusivo para parejas adultas (de dieciocho años en adelante) y detrás de cada rincón de sus instalaciones yace una invitación a celebrar el amor. Novios de todo el mundo llegan a este paraíso caribeño para casarse lejos de la vida mundana y disfrutar de su luna de miel.

En este recinto el lujo alcanza niveles estratosféricos. Empezando por el spa, que ofrece tratamientos celestiales como exfoliaciones con almendras y miel o coco, mascarillas corporales con base en menta, un ritual de purificación del cuerpo con maiz y aloe, hidroterapia, velos de novia, tratamientos con barro, masajes suizos, con piedras calientes, basados en la terapia Shiatsu o un masaje especial de media noche, que se da a las parejas con el océano de fondo y bajo la noche estrellada del cielo dominicano.

El Secrets tiene diversos restaurantes –les recomiendo el Himitsu, especialista en comida china y japonesa–, bares, casino, canchas de basquetbol, bocciball, voleibol, tenis, racquet ball y squash, fútbol playero, clases de yoga, acuaeróbics, deportes actuáticos y curso de buceo completamente gratis.

Un dato: si estás de luna de miel recibirás muchas atenciones especiales, así que si en realidad ya tienes tiempo con tu pareja invéntate una segunda, o tercera, o cuarta luna de miel y disfruta de este oasis paradisíaco que te dejará renovado. Más información en http://www.secretsresorts.com.

Nunca es tarde para darse un gusto y nada como unas buenas vacaciones para justifiacar todo el tiempo invertido en duras horas de trabajo. Mi consejo es comunicarse cuanto antes con la gente de Aserca o con tu agencia de viajes de confianza, para darse la oportunidad de vivir una experiencia sencillamente inolvidable.

Publicado originalmente en la revista Tendencia Maracaibo (2006).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: