Cristina Wilhelm

Ana Belén Myerston: Seductora del gusto

In Perfiles on 29 noviembre 2009 at 7:20 PM

Por Cristina E. Wilhelm

Fotografía: Luis Ontiveros

Desde muy temprana edad, Ana Belén Myerston entendió que todo el mundo muere por la boca. El resultado de sus infantiles experimentos culinarios fueron rostros complacidos, expresiones placenteras que revelaron a esta chef cómo un platillo bien preparado podía ablandar corazones. También le revelaron una prematura -¿acaso innata?- certeza de que gran parte de su vida transcurriría dentro de una cocina. Hoy, esa certeza está convetida en un hecho que los quisiquillosos comensales caraqueños alaban cada vez que les entra el antojo de ir a comer en Mokambo: “Desde los trece años estaba segura de que esto era lo mío; la cocina es una técnica de seducción“.

Ana Belén se matriculó en la Escuela Hotel Estatal de su Mérida natal, donde no sólo se inició en el estudio formal de la gastronomía, sino que además se formó en el área gerencial. De allí, un salto la llevó al continente europeo, donde realizó unas pasantías en el Hilton de Bruselas. A su regreso, ya nunca sería la misma. Se mudó a Caracas y en poco tiempo la gente del Grupo Ara reconoció el talento de esta joven pecosa, con más actitud de la cuenta, que transita el mundo con su corte de cabello al rape y sin otra arma más que su sonrisa. Sumito Estévez fue uno de sus mentores, con quien trabajó en el famoso Cathay. Y ese fue sólo el  inicio de muchas mesas ostentosas y sobremesas deliciosas.

En la lista de locales que han contado con su experiencia resaltan nombres como Moka Café, O Club y Citron Café. Ahora Ana Belén está al frente de un oasis africano que ofrece “comida de autor con un toque mediterráneo“, en pleno ajetreo cosmopolita de la avenida Las Mercedes: “No soy simplemente una cocinera; soy gerente de todo lo que hago, y como buena gerente, creo en el trabajo en equipo. Sola no llegas lejos. En la cocina soy controladora: me gusta que todo se haga como debe ser, que el uniforme esté impecable y cada cosa en su sitio. Pero doy a mi staff libertad de pensamiento; respeto esa creatividad particular de cada uno. Aparte de ver a tus clientes complacidos, no hay nada más gratificante que tu equipo te haga saber que valora el trabajo que estás haciendo. En es entorno laboral puedes darte el lujo de plantearte nuevas metas, como por ejemplo ser madre. Esa es mi prioridad en este momento“.

Publicado originalmente en la edición 34 de la revista Tendencia (2007)

Anuncios
  1. […] cocina ligera a la manera de Caracas” de Armando Scannone.El Tenedor de Oro a la Chef: Ana Belén Myerston. En este caso, suceden varios hechos muy interesantes. En primer lugar, se trata de la primera […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: