Cristina Wilhelm

Bikini Boot Camp: Vacaciones Eco-Chic

In Periodismo on 3 diciembre 2009 at 1:15 AM

Por Cristina E. Wilhelm

El estrés, el sobrepeso y la necesidad de vacaciones son tres problemas que van de la mano, y para acabar con ellos existe una panacea. Se trata del Bikini Boot Camp, un programa del resort Amansala, ubicado en las paradisíacas playas de Tulum, México. La Riviera Maya será el escenario perfecto para comenzar tu nueva vida como toda una celebridad. Tus souvenirs serán varios kilos menos, un bronceado y unas vacaciones inolvidables con cero huella ecológica.

Tulum es un destino turístico espectacular. No sólo alberga las ruinas mayas más antiguas, sino que es además un área protegida con rigurosas leyes ambientales. De allí que sus playas sean las más prístinas y su atmósfera la más pura. Una noche estrellada en Tulum te hace entender sin esfuezo cómo los mayas hicieron su calendario. Además, es un lugar perfecto para reflexionar sobre experiencias vividas, tomar decisiones y cambiar la forma como llevamos nuestra existencia. Eso fue lo que probablemente le sucedió a Melisa, creadora del Bikini Boot Camp, una publicista de Nueva York que, tras los acontecimientos del 11 de septiembre, decidió dejar el ritmo agitado de la urbe para abrir este sensacional hotel ecológico en el que considera “su lugar preferido en el mundo”. Después de viajar por varios países en busca del lugar ideal, creó este espacio al que llamó Amansala -nombre tomado de dos palabras en sánscrito que significan agua y paz-, que más que un lugar para hacer turismo, es un centro de bienestar y renovación, que ofrece tranquilidad, aventuras, comida saludable y excelente compañía.

Olvídense de las vacaciones convencionales. Si nunca se ha atrevido a viajar solo ésta puede ser una buena forma de empezar, ya que se sentirá como si estuviera con un grupo de amigos en una casa en la playa. Los días en el Bikini Boot Camp empiezan muy temprano, cuando los guías lo despertarán con el sonido de unas campanas tibetanas, para dar una caminata silenciosa en la playa y contemplar el amanecer. Luego, compartirá un desayuno elaborado únicamente con productos orgánicos, para después alistarse en una clase de yoga. Algunos mediodías puede recibir algún tratamiento corporal o diferentes tipos de masajes -pregunten por Maurizio- o tratamientos corporales como el Mayan Clay, que consiste en cubrir todo el cuerpo con barro maya, secarse al sol, saludar al Astro Rey siguiendo los rituales antiguos y limpiarse en la pureza de las aguas oceánicas de Tulum.

Toda la comida que consuma en esos días será extremadamente saludable, preparada con ingredientes orgánicos por chefs especializados. Las cabañas donde se hospedará no tienen electricidad, ya que todo el hotel funciona con energía solar para evitar emisiones contaminantes. Probablemente le costará creer que en un contexto como ese no hace falta televisión, aire acondicionado, ni siquiera luz eléctrica. Las estrellas y la luna serán sus compañeros nocturnos, juntos con algunas tortugas marinas en etapa de desove, la luz de unas velas de L’occitane y una ocasional celebridad. ¿Quién dijo que para ser bohemio había que perder el glamour?

Más info en www.amansala.com

Publicado originalmente en la edición 48 del revista Tendencia (2009)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: